martes, 20 de octubre de 2009

Como contendemos por la fe? 2ª Parte

Como ya se dijo en el articulo anterior, contender por la fe no debe ser meramente el método para satisfacer las necesidades combativas de algún individuo en particular , contender por la Fe va mucho mas allá de ello.
El contender ardientemente por la Fe una vez dada a los Santos es una responsabilidad de todo cristiano PREPARADO en las Escrituras ,por que no solo debe refutar los argumentos de Ateos , Sectarios u.o Herejes , sino por que también debe poder enseñar doctrina con claridad por todo el consejo de Dios( Hechos 20:27)

Es necesario que el que sienta el llamado a contender por la fe este preparado en varias disciplinas y que conozca varios temas y preguntas que le harán los oponentes para no quedar en vergüenza por falta de preparación. No estoy hablando de eruditos , pero si de que se preparen en todo lo que puedan para servir mejor a la causa de Cristo.
Sobre todas las cosas debe conocer bien la sana doctrina u ortodoxia cristiana, no debe ni puede ser un neófito , la falta de experiencia puede llegar a convertirlo en aquello que combate ( creo que muchos conocen casos así) , puede llegar a desanimarlo e incluso convertirlo en un ateo como le paso a varios que en su momento parecieron valerosos defensores de la fe , pero su final ciertamente no ha sido el mejor , todo lo contrario ,terminaron muertos en vida alejados de Aquel que nos da la vida.

También debe entender que por mas buenos que sean sus argumentos y exposiciones bíblicas , el que hace la obra no es él, sino el Glorioso Espíritu Santo , el cual nos enseña todas las cosas , el cual nos lleva a toda verdad (Juan 14:26) y aun así habrá muchos que resistirán a la verdad y se volverán y nos aborrecerán y cavilaran los dientes contra nosotros .
Pero esto no debe desanimarnos, los sectarios y los herejes son así , si hacen caso omiso de las Escrituras, ¿por que habrían de escucharnos a nosotros? Por eso , debemos saber esperar de que la obra la haga Dios en Su Tiempo, muchas veces sera de inmediato, pero otras llevara su tiempo.


¿Como saber si he sido llamado a contender por la fe?¿ como se si
debo o no?

Bueno , aquí entramos en un terreno de mucho cuidado, les pido que lean bien y que lean los pasajes que se les cita, ya que estos serán de provecho para sus vidas.

1º-Debes amar a Dios sobre todas las cosas , en Mateo 22:37 ( comparese también con Deuteronomio 6:5) el Señor Jesucristo nos dice: “Amarás al Señor Tu Dios con todo tu corazón , y con toda tu alma , y con toda tu mente.” , si amas a Dios amas Su Palabra , y por ende , cuando veas que alguien quiera torcer las Escrituras , tu estarás allí para corregir en amor conforme a todo el consejo de Dios ( Hechos 20:27)

2º-Debes tener amor por las almas (Mateo 22:39). Amar a tu prójimo como a ti mismo es fundamental en esta tarea, recuerda que no solo refutaras a ateos y enemigos de nuestra Preciosa Fe , sino que tendrás que refutar malas enseñanzas y aberraciones dentro del mismo pueblo de Dios.
Un verdadero amor al prójimo te hará procurar el bien para él, el amor que Dios ha depositado en ti te hará enardecer cuando veas al pueblo entregado a la idolatría y a la desidia por causa de los falsos maestros y los lobos vestidos de ovejas.

3º-Debes tener una sed tremenda por la Palabra de Dios , debes meditar en ella de noche y de día y ella debe ser la única guiá para tu vida espiritual ( Josue 1:8) y debe ser de esa sed que no se sacia , que constantemente te mantiene en vela buscando el conocer cada dia mas de Dios y las riquezas de Su Gloria,

4º-Debes examinarte a ti mismo y saber que estas listo para encarar la tarea y no volver atrás , recuerda que “ el justo vivira por la fe” y si retrocediere sobre sus pasos no agradara al Señor de la Gloria (Hebreos 10:30) El Señor Jesucristo fue muy enfatico en este tema , veamos lo que nos dice en Lucas 14:28-30:

"Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que despúes que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que le vean comiencen a hacer burla de él. Diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar"

Mas claro echale agua ¿ no? Creo que esta muy claro el texto.
Bueno hasta aquí por hoy , mañana Dios mediante continuo con esto en una 3ª parte.
Bendiciones en Cristo.

5 comentarios:

Luis Díaz dijo...

Gracias Siervo por el consejo, Dios Te siga usando para su gloria.

Luis Enrique Alvarado dijo...

Todos somos llamados a contender por la fe, uno siempre va a defender algo que uno ama, si amas a Dios entonces defiendes la fe.

El problema es que no todos tiene el conocimiento para hacerlo, y lo usamos como pretexto para no debatir.

Amigo estoy por subir un articulo llamado "Pulpitos Tolerantes" me gustaria que lo leyeras y me digas que piensas esta relacionado con este.

Te quiero mucho amigo.

Saludos

Marcos dijo...

Hola luis, Bendiciones en Cristo, damos toda Gloria al Dios del cielo y de la tierra. Gracias por tus fraternales saludos.
Un Abrazo en Cristo

Marcos dijo...

Estimado Amigo Luis a. bendiciones en Cristo amado , ya lo descargue y ya procedo a estudiarlo, gracias por compartirlo, te dejo esta cita de calvino
Un perro ladra cuando su amo es atacado. Yo sería un cobarde si es atacada la verdad de Dios y permanezco en silencio.
Juan Calvino
Bendiciones en Cristo

Renton dijo...

Has dado voz hermano a muchas cosas que he repetido hasta la saciedad (y lo que me queda!) a cristianos que sin darse cuenta van sembrando más odio que otra cosa en su lucha por la fe.

Qué les pasa a muchos de ellos?
Que a pesar de estar llenos de buenas intenciones, no están fuertes en el Espíritu y a la mínima provocación caen de cuatro patas.

Es decir, siempre que uno contiende por la fe, sabe qie recibirá malos tratos, insultos, acusaciones injustas, imputaciones de crímenes, de autoritarismo, de fundamentalismo y un largo y bien conocido etcétera por parte de todo el que haya pasado por ello.

Pero nos digan lo que nos digan, jamás, jamás de los jamases, podemos comportarnos como ellos.

Jamás podemos devolver insultos, desprecios, acusaciones infundadas, imputaciones de crímenes, etc... jamás.

A eso no hemos sido llamados.

Conozco -y me he peleado- mil veces con hermanos que predican o debaten con las espada en la mano y una tea encendida.

Así no, hermanos, así no... si les demostramos que somos iguales que ellos, cómo van a admirar la luz de Dios en nosotros?

Hemos de demostrar que somos diferentes, y eso solo se puede hacer empleando otras armas, ya sabes, nada de violencia verbal, nada de insultos, ni de desprecios, ni nada que pueda manchar el nombre del Dios que decimos representar.

Tenemos una herramienta valiosísima y ninguneada por muchos hermanos: la oración.

Ora antes de contender, ora mientras contiendas y ora después para agradecerle a Dios el hecho de no haberte dejado caer en la tentación de meter el dedo en el ojo del que te ha dejado tuerto.

Amén!